¿Diagnóstico temprano, se puede anticipar el Alzheimer?

Dr. Alejando Arias

Medicina Interna

Neurólogo




La demencia es uno de los principales problemas de salud del siglo XXI. Actualmente, más de 50 millones de personas viven con esta enfermedad y se espera que para el año 2050 este valor se triplique a medida que la población envejezca. La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia en un 60 a 80% de los casos.


La demencia es una enfermedad neurodegenerativa, progresiva, que se asocia al deterioro en la parte cognitiva, funcional y conductual del ser humano.



En relación con la enfermedad de Alzheimer, surge por el depósito extracelular de placas de la proteína beta amiloide y de acumulación de ovillos de neurofilamentos dentro de las células cerebrales que usualmente ocurren 20 años previos al debut de los síntomas. A esta fase se la conoce como fase Preclínica y es asintomática con presencia de estos biomarcadores y puede durar entre 6 a 10 años. Los factores de riesgo no modificables para las personas son el sexo femenino, edad y nivel educativo deficiente.

Actualmente, en el Ecuador, no se dispone de la infraestructura para poder identificar estos biomarcadores tanto por imagen (PET Amiloide) o laboratorio (En líquido cefalorraquídeo cuantificar Beta amiloide, proteína Tau fosforilada y total).


La progresión de la fase preclínica a la fase clínica puede destacarse por evidenciar en el paciente deterioro cognitivo leve o trastorno conductual leve. Los dominios cognitivos que se pueden ir afectando son: Lenguaje, función ejecutiva, cognición social - emocional, atención y concentración, función motora y visuoespacial, aprendizaje y memoria. Aquí es importante la entrevista con el familiar o acompañante, ya que usualmente los pacientes no perciben estos cambios en su actividad del día a día.


La evaluación médica inicial debe ser por el médico general en un nivel de atención primario para poder iniciar el adecuado abordaje cuando se identifica alteración en la actividad cognitiva, funcional o conductual del paciente que sugiera el inicio de la fase clínica de la enfermedad. Se pueden aplicar varias pruebas de tamizaje en la consulta médica con una duración de 10 minutos cada una aproximadamente, que evalúe la parte cognitiva, actividades del día a día y conductual del paciente. La limitante aquí es el tiempo destinado para la consulta médica para el paciente, ya que se debe realizar un adecuado interrogatorio, una exploración física completa y la aplicación de las pruebas de tamizaje y no se logran cubrir todo el campo en una sola atención. Para la aplicación de estas pruebas de tamizaje, no es necesario ser especialista en el área, por lo que se puede realizar esto en un primer nivel de atención médica.


El médico debe dirigir los estudios, sean de imagen y de laboratorio, para descartar causas reversibles del deterioro cognitivo y que son las siguientes: Lesiones estructurales cerebrales como tumores, malformaciones vasculares, fístulas, deficiencia de Vitamina B12 y ácido fólico, enfermedad tiroidea, metabolismo de la glucosa, función hepática, renal, electrolitos, alteración de colesterol y triglicéridos, medicamentos, genotipificación de Apolipoproteína E.


También se debe modificar en factores de riesgo como la inactividad física, obesidad, depresión, hipertensión arterial y diabetes con un adecuado control de los mismos.


Una vez descartado estas causas reversibles de deterioro cognitivo o conductual, debe realizarse la referencia al médico especialista sobre esta enfermedad, que puede ser el geriatra, neurólogo o psiquiatra y en un equipo multidisciplinario pueda diagnosticarse y estratificarse al paciente para iniciar el tratamiento tanto farmacológico como no farmacológico para el paciente, implementación de una red de apoyo, capacitar a cuidadores y familiares.




"Diagnosis of Early Alzheimer’s Disease: Clinical Practice in 2021" J Prev Alz Dis 2021;3(8):371-386 Published online June 9, 2021, http://dx.doi.org/10.14283/jpad.2021.23).