Copy of banner mailing agradecimiento -4.jpg

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa y progresiva neurológica que afecta especialmente a Adultos Mayores de 65 años y con frecuencia más a mujeres.  

Una persona que ha tenido algún familiar con Alzheimer siempre se pregunta si es una enfermedad hereditaria, así mismo, cuando una persona ha sido diagnosticada con Alzheimer o un familiar cercano, surgen varias preguntas que van desde: quiénes son los especialistas, cuáles son las fases de la enfermedad, si tiene o no cura, cuáles son los factores de riesgo de la enfermedad.

 

El miedo y la falta de información es el mayor enemigo del Alzheimer.  Por eso esperamos que a través de varios reportajes, entrevistas, programas, etc disponibles en éste sitio web, puedas responder tus dudas.

A continuación encontrarás algunas respuestas a inquietudes básicas acerca de la enfermedad.  

¡Recuerda que la información más importante siempre vendrá de tu médico de cabecera, por su especialidad, formación y porque puede ver cada caso de acuerdo con el estado de salud particular de la persona!

pexels-alex-green-5699431.jpg

Preguntas 

¿Cuál es la diferencia entre envejecimiento normal y Alzheimer?

De acuerdo a lo mencionado por el Dr. Eduardo Arízaga en su charla de la Casa Abierta de Fundación TASE del año 2021: "Dentro del proceso de envejecimiento normal existen ciertos cambios en la capacidad de funciones del adulto mayor. Sin embargo, a esta edad se puede presentar algún tipo de déficit cognitivo o incluso la demencia tipo Alzheimer". Bajo este contexto existen ciertos cambios en la memoria que están relacionados a la edad por ejemplo: olvidar un pago mensual o que fecha es y recordarlo después, olvidar eventualmente los nombres de ciertas cosas, o no saber en donde se dejó algo, olvidarse el nombre de una persona y acordarse más tarde. Sin embargo, existen otras manifestaciones que nos deben alertar respecto a que algo no es normal por ejemplo perder completamente la noción del día y el lugar, dejar las cosas en lugares poco habituales o no recordar los nombres de los familiares con los que tenemos relación diaria.  La siguiente tabla ejemplifica de mejor manera las diferencias de cada estadio: 

Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 16.20.25.png

¿Qué es demencia?

La Demencia causa trastornos que afectan al cerebro. Las personas que la pedecen dejan de llevar sus vidas de manera normal, pierden la capacidad de resolver problemas y controlar sus emociones. La pérdida de memoria es un síntoma común de la demencia así como la presencia de problemas serios de lenguaje. El Alzheimer es un tipo de demencia y abarca más del 60% de todas las demencias.

¿Qué es el Alzheimer?

El término Alzheimer debe su nombre al Doctor Alois Alzheimer, neurólogo alemán, quién descubrió problemas fuertes de memoria en una paciente. El Alzheimer es una enfermedad degenerativa y progresiva que afecta al cerebro causándole debilidad y desorientación. Comienza con vértigos e insominos leves así como dolores de cabeza. 

 

La pérdida de memoria aparece más adelante, el cambio de humor es otro de los síntomas más notables así como la falta de concentración. El origen de la enfermedad es desconocido y aún no se encuentra una cura. Lentamente vemos como nuestro ser querido tiene dificultad en manejar sus emociones, recordar y coordinar movimientos. 

 

Casi la mitad de las personas mayores de 85 años y la mitad de las personas de los centros de reposo sufren Alzheimer. Es la cuarta causa de muerte en adultos mayores y con cifras crecientes lo que hace suponer, sino se desarrollan los tratamientos adecuados, que tendremos un pandemia para mediados de siglo. Por esto la FDA cataloga los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer en el nivel más alto de prioridad para su estudio, en la misma categoría de los medicamentos para el SIDA, el cáncer y otras enfermedades potencialmente mortales.

¿Cuáles son los signos de alarma?

  • Frecuentes fallos de memoria, olvida que paso hace un momento, repite las mismas preguntas.  

  • Dificultad para resolver problemas sencillos o desempeñar tareas cotidianas.  

  • Desorientación en el tiempo y el lugar, confunde fechas, se pierde en lugares conocidos.

  • Cambios en el humor y la personalidad.

  • Colocar cosas en lugares inadecuados. 

  • Problemas de lenguaje, dificultad para encontrar la palabra adecuada para definir algo.  

  • Disminución o falta de buen juicio.

  • Perdida de iniciativa para realizar alguna actividad o conversación. 

CEAFA, (2017) Atender a una persona con Alzheimer. Madrid, España. 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • La depresión es un factor de riesgo del Alzheimer y otras demencias. Si no es tratada tempranamente puede implicar un aumento del 90% en el peligro de sufrir Alzheimer.

  • La inactividad, el mantener un estilo de vida sedentario incrementa del 40 al 80% el riesgo de tener Alzheimer. 

  • Tener un nivel de educación bajo incrementa del 40 al 80% el riesgo de tener Alzheimer. 

  • Fumar incremente en un 60% el riesgo de padecer Alzheimer. 

  • Tener obesidad en la mediana edad aumenta en un 60% el riesgo de padecer Alzheimer. 

  • La diabetes es también un factor de riesgo, si no es tratada adecuadamente incrementa en un 40% el riesgo de tener Alzheimer.

  • Ser mujer incrementa el riesgo de padecer Alzheimer, ya que las mujeres tienen una esperanza de vida más alta y a su vez la menopausia hace que pierdan estrógenos y se vuelvan más vulnerables.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer?

Los médicos especialistas aplican determinadas pruebas para evaluar el deterioro de la memoria y otras habilidades de razonamiento, establecer las capacidades funcionales e identificar cambios en la conducta. También llevan a cabo una serie de pruebas, como análisis de sangre y estudios de imágenes cerebrales para descartar otras posibles causas de deterioro, ya que tener problemas de memoria no necesariamente significa tener Alzheimer, otros temas de salud como ansiedad, estrés o el efecto de algunos fármacos, pueden causar problemas con la memoria. 

 

​¿Quién realiza el diagnóstico de una persona con Alzheimer?

Para realizar un diagnóstico se debe acudir a un médico especialista en neurología; sin embargo, en muchas ocasiones se coordinan otras citas complementarias con médicos de otras especialidades. 

¿Qué información se debe preparar para la consulta?

Levantar la mayor cantidad de información posible relacionada a antecedentes de enfermedades pasadas y diagnóstico de enfermedades actuales, historial de enfermedades en la familia, medicamentos que toma la persona que incluyan los de venta libre, síntomas de perdida de la memoria, además citar cambios en los comportamientos conductuales, afectivos, si es posible mencionar ejemplos específicos. es recomendable que a la cita acudan varias miembros de la familia principal odailia pero especialmente el cuida.

 

¿Debo decirle a la persona que tiene Alzheimer?

Depende de la persona, del nivel de deterioro, de su entorno y de la familia.

Hay muchas personas que reciben directamente el diagnóstico y empiezan tempranamente a hacer las actividades, así como se muestran abiertas a realizar un proceso de apoyo con sus familiares o cuidador más cercano. Sin embargo, no siempre es posible, en muchos casos va a depender del avance de la enfermedad y por ende de la capacidad de entendimiento de la situación. Siempre será mejor que un profesional de salud, considerando el perfil

¿El Alzheimer tiene cura?

Lamentablemente aún no se ha encontrado una cura para la enfermedad de Alzheimer, sin embargo cada día aparecen nuevos descubrimientos científicos que ayudarán en un futuro a tener cambios significativos en esta enfermedad no obstante, lo que existe hoy en día, son terapias cognitivas y actividades de estimulación física que ayudan a ralentizar el deterioro de las capacidades mentales y físicas de una persona con Alzheimer.

 

¿Qué hacer después de un diagnóstico de Alzheimer?

Primero actuar con calma. Investigar, leer, consultar con especialistas e informarte.  Hoy en día no tienes que tener centros cerca de tu casa o de tu ciudad para poder tener información, hay muchos profesionales que brindan charlas gratuitas con el fin de educar acerca de la enfermedad de Alzheimer.  Comunica a tus familiares y seres queridos.  Existe mucho estigma social alrededor de la enfermedad, comúnmente los familiares tienden a esconder un resultado como este ante los amigos y la familia.  El soporte es importante porque a medida que avance la enfermedad el cuidador y su familiares deberán tomar decisiones importantes que serán más difíciles si tus familiares y amigos cercanos no están al tanto.  Busca un médico de confianza que te dé el tiempo necesario, con el que se sientan cómodos y que tenga experiencia con enfermedades neurológicas. 

 

Conocer las etapas de la enfermedad es importante, generalmente las personas pasan por todas las etapas, algunas avanzan más rápido que otras, sin embargo, normalmente atraviesan por la mayoría.

¿Hay tratamiento para el Alzheimer?

A pesar de que aún no se ha descubierto una cura para esta enfermedad, existen dos tipos de tratamientos: El farmacológico que abarca medicación que ayuda a mejorar los síntomas que afectan la memoria y otros síntomas cognitivos. Y tratamientos no farmacológicos como programas de estimulación cognitiva que son una ayuda importante para potenciar las capacidades cognitivas aun preservadas y compensar aquellas más afectadas.  

¿Qué terapias existen?

Se puede hacer terapias físicas y cognitivas para ralentizar el proceso de deterioro, en el aspecto cognitivo se trabajan distintos aspectos dependiendo del avance de la enfermedad de la persona. Es importante que antes de empezar con un proceso terapéutico contemos con una valoración médica actualizada, además de tener en cuenta otro tipo de enfermedades y deficiencias sensoriales que pueda tener la persona con Alzheimer. Las terapias puedes hacerlas en casa con apoyo de personal especializado o en centros de día, este último tendrá un beneficio adicional que es la socialización, un factor primordial para  mejorar la calidad de vida de una persona con un cuadro de Alzheimer.

¿Qué tan rápido avanza la enfermedad del Alzheimer?

El desarrollo de esta enfermedad es diferente en cada persona y no avanza de la misma manera. En el Alzheimer existen 7 fases, pero 3 muy marcadas: Etapa temprana, moderada y severa.  No todas las personas pasan por todas las etapas.  Pero siempre debemos tener presente que la enfermedad es degenerativa y progresiva. 

¿Cuáles con las etapas del Alzheimer?

El desarrollo de esta enfermedad es diferente en cada persona, no avanza de la misma manera La duración de cada etapa no es regular ni es igual para todos. Habitualmente se utilizan dos formas de clasificación para medir la evolución del Alzheimer. El primero divide el proceso en tres fases:

Leve - Fallas de memoria, problemas de concentración, dificultad para recordar nombres de personas, objetos y acontecimientos recientes.  En esta etapa, la persona puede llevar una vida independiente, pero hay que respetar los horarios y favorecer un ambiente tranquilo. La función del cuidador será estar pendiente de las actividades básicas de la vida diaria.

A continuación se detallan algunas características de este etapa: 

Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 16.37.31.png

Moderada - Perdida de autonomía, se entorpece la realización de las actividades rutinarias, dificultad para reconocer a los miembros de la familia, perderse en lugares conocidos, trastornos de conducta. En esta etapa, la persona depende de su familia; sin embargo, es importante mantener, en lo posible, cierta independencia y los horarios establecidos para sus necesidades, a pesar de los problemas que se presenten. La función del cuidador será prestarle ayuda en las necesidades básicas de la vida diaria.

Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 16.41.45.png

Grave - Perdida total o de gran parte de la memoria, se requiere cuidado permanente porque es muy difícil realizar las actividades del día a día, problemas en la comunicación, con frecuencia descontrol de esfínteres y perdida de la capacidad de deglución.  

 

Esta es la etapa más grave. La persona con Alzheimer no puede vestirse, asearse, bañarse, comer y pierde mucho peso. El cuidador debe apoyarle totalmente en estas actividades de la vida diaria.

En la etapa severa, con frecuencia, nos encontramos con que la persona ya no puede moverse y la familia debe cubrir todas sus necesidades. En este caso, el cuidador se encargará de cambiarle de postura cada dos horas, vigilará que siempre esté seco, le protegerá la piel de las roza- duras y le realizará baños de esponja. Hay que controlar la alimentación, que tome agua, el dolor, la fiebre, las infecciones urinarias y respiratorias.

Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 16.45.58.png

La segunda forma de clasificación se fundamenta en la escala GDS (Escala de Deterioro Global, del inglés Global Deterioration Scale) que clasifica al Alzheimer en siete etapas: 

  • De la normalidad a los primeros indicios de deterioro cognitivo leve (GDS 1, 2 y 3)

  • El diagnóstico en deficit cognitivo moderado (GDS 4)

  • Las fases moderada y moderadamente grave (GDS 5 y 6)

  • Fase de deficit cognitivo muy grave, severa y final del proceso (GDS 7)

 

¿Qué adecuaciones debo realizar en el hogar de una persona con Alzheimer?

Es bien conocido que el 80% de las personas con Alzheimer conviven y son cuidados por sus familiares y/o cuidadores en su hogar. Las estadísticas apuntan que solo dos de cada diez hogares cumplen con unos requisitos de accesibilidad, movilidad y seguridad que cubran las necesidades reales de la persona1. Además, en cuanto a la prevalencia de caídas en personas mayores, está demostrado que se incrementa cuando éstas presentan deterioro cognitivo, aumentando el riesgo de accidentes y fracturas. 

kNOW Alzheimer, (17 de diciembre de 2018) La promoción de la seguridad y la autonomía en casa cuando hay una persona con Alzheimer. https://knowalzheimer.com/la-promocion-de-la-seguridad-y-la-autonomia-en-casa-cuando-hay-una-persona-con-alzheimer

Para tener un ambiente seguro, puedes hacer lo siguiente:

  • Evitar gradas, desniveles o huecos.

  • Utilizar solo los muebles indispensables.

  • Conservar las cosas personales y recuerdos importantes de la persona con Alzheimer.

  • Poner nombres o dibujos en cuartos y cajones para mayor orientación e independencia.

  • Vigilar la cocina, evitando que estén a la mano utensilios peligrosos, hornillas, gas, productos de limpieza, etc.

  • Retirar los espejos porque se puede asustar al no reconocerse en ellos. Mantener las puertas con seguridades para que no salga solo a cualquier hora del día.

  • Mantener un foco prendido en la noche, en caso de que se levante al baño.

¿Cómo cuidar a una persona que tiene Alzheimer?

En primer lugar, es importante determinar a quién se define como cuidador, en concepto, es la persona que atiende o cuida a un ser humano afectado por una discapacidad (en este caso, un tipo de demencia) y que necesita ayuda para el desarrollo de sus actividades diarias. Idealmente el cuidado debe ser compartido entre varias personas y como lo menciona Paula Hidalgo en su charla ¿Cómo debe cuidarse el cuidador? de enero 2022 "es muy importante contar con una red de apoyo que puede ser formal, informal o institucional"

    

El cuidador es “informal”, cuando no recibe ningún pago, generalmente se trata de un familiar. Se llama cuidador “formal” o “profesional” cuando se le paga por su trabajo.

 

Es muy importante que el cuidador se interese y se informe sobre las etapas y efectos que produce la enfermedad de Alzheimer, los cambios que esta enfermedad implica se pueden hacer llevaderos aplicando las sugerencias y técnicas que indicamos a continuación. 

Es muy importante reconocer la dignidad de la persona a tu cuidado y tratarla con amor y respeto. Comprender que aunque la persona no pueda comunicarse con palabras o no reconozca al cuidador, sí tiene la capacidad de recibir amor, mediante caricias, sonrisas, miradas o gestos que le inspiren seguridad.

 

El cuidado va a depender del nivel de deterioro que tenga la persona y cuando se identifique esta enfermedad, lo más importante es que se logre mantener en la persona su autonomía y darle apoyo en todo su entorno, desde rutina diaria hasta actividades de socialización, con el fin de mantener el mayor tiempo posible su independencia y autonomía, y con ello conseguir ralentizar la perdida de sus funciones cerebrales y físicas. Con este fin, te damos las siguientes recomendaciones para los diversos aspectos de su vida:

Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 17.07.02.png
Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 17.09.56.png
Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 17.11.38.png
Captura de Pantalla 2022-02-09 a la(s) 17.47.38.png

A continuación algunas recomendaciones para cuidarse y así poder cuidar mejor: 

  • Enfrenta cada día, cada momento, conserva el sentido del humor.

  • Mantén un horario para que puedas organizarte y descansar.

  • Marca objetivos posibles y avanza paso a paso.

  • Trata de anticiparte a los problemas y busca soluciones.

  • Cuida tu salud ejercitándote física y mentalmente, alimentándote bien y duermiendo bien.

  • Tú y tu familia deberán tomar decisiones importantes sobre varios temas (legales, económicos, médicos) que tendrán efecto en la vida de la persona con demencia, procura hacerlo favoreciendo un ambiente de amabilidad y unión.

  • La familia debe llegar a acuerdos y tomar decisiones claras para que el cuidador pueda actuar con tranquilidad y seguridad.

  • Hay que distinguir entre la molestia por el comportamiento de la persona producto de la enfermedad y la molestia con su familiar o persona a cargo.

  • Es importante pedir ayuda y aceptar el apoyo de familiares o amigos.

  • Habla de tus sentimientos acerca de la enfermedad con tu familia. 

  • Busca una persona a la que puedas recurrir en una emergencia, y ten un plan de respaldo en caso de que algo te suceda.

  • Busca a alguien que te ayude unas horas con el cuidado de la persona con Alzheimer, para que puedas descansar.

  • Es conveniente que tengas tiempo para ti, esto te permitirá disfrutar de la compañía de otras personas o de tu hobby favorito.

  • Recuerde que las relaciones con tu familia y amigos son un valioso aporte en tu vida.

  • Otra forma de encontrar alivio es acudir a los grupos de apoyo para los cuidadores. Allí podrás compartir tus sentimientos y dudas con personas que estén atravesando situaciones parecidas. Es muy importante apoyarse mutuamente y descubrir tus fortalezas y capacidades para cuidarse física, emocional y espiritualmente.

  • La experiencia de cuidar a la persona con Alzheimer da sentido a la vida, sobre todo si se inspira en el amor.

¿Cómo debe ser la comunicación con una persona que tiene Alzheimer?

La forma de hablarle tiene que ir adaptándose a las diferentes etapas de la enfermedad. Las expresiones con el cuerpo serán cada vez más importantes.

Recuerda en todo momento preservar la dignidad y el respeto de tu ser querido. Las recomendaciones son:

  • No discutir, no tratar de entrar en razón.

  • No corregir, ni reprender.

  • Evita dar la contraria.

  • A las frases como: “acabo de decirte” o “no puedes”, cambiarlas por expresiones como: “haz lo que puedas y yo te ayudaré en lo demás”.

  • Acercarse a la persona de frente y hablar despacio y con claridad. Utilizar palabras sencillas, en un tono de voz amable.

  • No hablarle como si fuera un niño.

  • Eliminar los ruidos de fondo.

  • Hacer preguntas sencillas.

  • Repetir la información o hacer preguntas con las mismas palabras, las veces que sean necesarias.

  • Dar respuestas, incluso si tienes que repetirlas varias veces.

  • Motivarle a que se exprese y hable por sí mismo.

  • No hacer caso de alucinaciones o delirios inofensivos.

  • Cualquier comportamiento debido a la enfermedad no debe desvalorizar a la persona.

 

¿Cómo debo reaccionar antes ciertas conductas de mi ser querido con Alzheimer? 

Ante los olvidos frecuentes y pérdida de objetos:

  • Transmitir tranquilidad, utilizando palabras sencillas y en tono calmado. No lo acuses, ni discutas. 

  • Averiguar dónde guardaba sus cosas antes de la enfermedad.

  • Juntos tener un lugar especial para guardar cosas importantes. Procurar guardar las cosas siempre en el mismo sitio.

Ante las ideas repetitivas o sentimientos de tristeza y desánimo:

  • Lo primero es tener paciencia y no molestarte cuando te pregunta muchas veces las mismas cosas.

  • Reorientar su atención hacia otros temas.

  • Para distraerle puedes señalar, topar, describir los objetos que estén a su alrededor.

  • Buscar en qué momento del día o a quién repite las mismas cosas; podría estar tratando de decir algo que no logra expresar. 

Ante las reacciones violentas:

  • Lo más importante es no demostrar alarma, tranquilizarlo.

  • Recordar que ha perdido la habilidad de expresar sus sentimientos.

  • Recordar que ha perdido la capacidad de entender a los otros o de distinguir lo que está bien de lo que está mal.

  • Tener paciencia y transmitir tranquilidad.

  • Encontrar qué motivó tal reacción, para evitar que suceda de nuevo. Si este comportamiento se repite, buscar ayuda profesio

¿Qué debo tomar en cuenta para planear la rutina diaria de la una persona con Alzheimer?

  • Primero tener el firme propósito de disfrutar cada actividad que realicen en el día a día. 

  • Respeta a la persona con Alzheimer.

  • Planea por adelantado las actividades.

  • Establece horarios y rutinas, no cambies las costumbres y mantén los gustos de la persona.

  • Utiliza ayudas para la memoria como el calendario, notas, relojes, fotografías. 

  • Debes evitar siestas durante el día, para que duerma bien en la noche.

  • Ayudar a que la persona esté tranquila y se sienta cómoda.

  • Mantente atento de su comportamiento al final de la tarde, para evitar que se angustie ante la oscuridad y el cansancio.

¿Cómo debo manejar los temas de herencia o legales cuando una persona ya ha sido diagnosticado con Alzheimer y tiene varios hijos?

Una persona con un diagnóstico de Alzheimer pierde gradualmente la capacidad de pensar con claridad, por lo tanto, si aún se encuentra en una etapa temprana se recomienda que lo antes posible, ponga al día sus asuntos legales, financieros y de cuidados de la salud. Es una buena sugerencia contratar un abogado que ayude a preparar con anticipación los documentos que respalden la voluntad de la persona como por ejemplo quien será el responsable de sus bienes y como se pagarán sus cuidados, decisiones sobre el patrimonio, fideicomisos, testamento, préstamos, etc. 

¿Se puede prevenir el Alzheimer?

Algunos médicos hablan sobre ciertos factores de riesgo que pueden hacer que una persona sea propensa a padecer Alzheimer, como la persona diabética, hipertensa y sedentaria. Por tal razón tener hábitos saludables ayudarán a mantener la mente y el cuerpo sano. Otro factor importantísimo es construir entornos sociales para interactuar con otras personas, socializar protege nuestro cerebro y es tan importante como hacer deporte o mantener tu mente activa en términos intelectuales.

Algunas recomendaciones adicionales: 

  • Realizar ejercicio cardiovascular protege a nuestros cerebro contra el Alzheimer y otras demencias. Podemos incluir en nuestra rutina actividades como: caminar, trotar, correr, montar bicicleta, bailar, hacer natación, saltar, hacer aeróbicos. 

  • Aprender cosas nuevas estimula nuestro cerebro y es también uno de los principales medios para protegerlo contra el Alzheimer y  otras demencias. 

  • Incorporar en nuestra dieta, alimentos que ayuden a fortalecer nuestro cerebro como salmón, atún, sardinas ricos en omega 3 y ácidos grasos . Además la espinaca, la col, los nabos y espárragos tienen alto contenido de ácido fólico, así como los huevos contienen colina una vitamina que ayuda a la memoria. Aceite de oliva, aguacates y frutos rojos que ayudan a fortalecer nuestro cerebro. 

  • Dormir bien es fundamental para cuidar nuestro cerebro. El sueño profundo permite la desintoxicación del cerebro, elimina desechos, entre ellos proteínas dañinas relacionadas con el Alzheimer. 

  • Enseñar a los niños desde pequeños a socializar, de esta forma exigimos a su cerebro a dar un esfuerzo adicional y, por lo tanto, hacemos que se ejercite. 

 

Para más información sobre este tema, te invitamos a leer el editorial publicado en nuestra revista de enero 2022 : ¿Se puede prevenir el Alzheimer? del Dr. Cristian Calero, Neurólogo - Neuropsiquiatra:

¿Enfermedad de Alzheimer o depresión?

La enfermedad de Alzheimer temprana y la depresión comparten muchos síntomas, por lo que puede ser difícil, incluso para los médicos, distinguir entre los trastornos. Además, muchas personas con enfermedad de Alzheimer también están deprimidas.

Del mismo modo que el tratamiento es importante para las personas que sufren solo depresión, es igualmente crucial que las personas con enfermedad de Alzheimer y depresión reciban tratamiento para su depresión.

Las personas que tienen tanto Alzheimer como depresión pueden encontrar más fácil lidiar con los cambios causados por el Alzheimer cuando se sienten menos deprimidas.

Personal de Mayo Clinic, (19 de abril de 2019) Enfermedad de Alzheimer o depresión: ¿podrían ser las dos cosas?. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/alzheimers-disease/in-depth/alzheimers/art-20048362

 

Para más información sobre este tema, te invitamos a leer el editorial publicado en nuestra revista de marzo 2022 : No es mi edad, es depresión escrito por la Psicóloga clínica Francisca Barros: 

 

PROTOCOLOS DE BIOSEGURIDAD
Escribenos a 
Whatsapp:
580b57fcd9996e24bc43c543.png
SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN 
Recibe contenido interesante, novedoso e útil en temas relacionados con el Alzheimer. 
Dirección: 

Pasaje Río Coca N10-61 y Río San Pedro, sector el Arenal Tumbaco, Ecuador

Teléfono: (02) 204 6233

FUNDACIÓN TASE 2021 - Todos los derechos reservados.