¿Se puede prevenir la Enfermedad de Alzheimer?

EDITORIAL


Autor

Dr. Cristian Calero Moscoso

Neurólogo - Neuropsiquiatra

Centro Médico Axxis




Es una pregunta que hasta hace unos años solo tenía respuestas hipotéticas, pero luego de una minuciosa investigación publicada en la prestigiosa revista Lancet en el año 2017, un grupo de investigadores, logró aclarar el panorama y dar origen a un estallido de nuevos estudios en relación a cuáles podrían ser los factores que al estar presentes a lo largo de nuestras vidas pueden provocar un incremento en el riesgo de padecer la enfermedad que menoscaba nuestra memoria.


Como la mayoría de enfermedades, el Alzheimer muestra una combinación de factores genéticos, biológicos, sociales y ambientales para su desarrollo; el estudio publicado en la revista Lancet, ha clasificado la presencia de factores de riesgo en: Modificables y No Modificables para el aparecimiento de la enfermedad de Alzheimer. Factores como la edad, (ser mayor de 65 años) el sexo femenino y el haber nacido con un cierto tipo de carga genética (poseer un doble gen llamado APOE 4 y los genes presenilina 1 y presenilina 2) infieren un factor de riesgo que no podemos modificar y que según cálculos estadísticos son los culpables de un 65% de las posibilidades de desarrollar Alzheimer; sin embargo, existe un grupo de factores de riesgo MODIFICABLES, que explicarían el 35% restante de la posibilidad de desarrollar semejante condición neurodegenerativa.


Dentro de estos factores prevenibles se mencionan temas como: el nivel de escolaridad (haber culminado la secundaría), anular el consumo de tabaco, disminuir el consumo de alcohol y la incorporación de una dieta rica en ácidos grasos - no saturados como lo son: los pescados azules como pez espada, atún fresco, salmón y frutos secos. La recomendación de incorporar actividades físicas en la rutina diaria, es fundamental, recomendando al menos 45 minutos diarios de una caminata ligera.


Mantener una actividad intelectual vigorosa como la lectura comprensiva es un sugerencia que no solo aporta en el desarrollo cognitivo si no que permite obtener nuevos aprendizajes, Por otro lado, se resalta la importancia de la interacción social ya que, esto evita el aislamiento en casa. Además de lo anterior, es muy importante evitar el desarrollo de enfermedades como la diabetes, obesidad, hipertensión, depresión y la pérdida de audición o si ya están presentes es fundamental mantenerlas bajo control.

La investigación resalta que un control adecuado de estos factores modificables lograría reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer en un 35%. Actuales y futuras investigaciones siguen ahondando sobre el impacto favorable que tienen la dieta, el ejercicio físico, la actividad intelectual y la interacción social para prevenir el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.


Referencias

Dementia prevention, intervention, and care. Lancet 2017; 390: 2673-734



 





Más Artículos Revista Edición Noviembre

  • Facebook Basic Square
  • Instagram
  • Twitter Basic Square
  • Icono social LinkedIn
  • YouTube