top of page

Testimonios de Cuidadores

Mi familia y el Alzheimer

Fernando Falquez


Fernando Falquez nos comparte su testimonio y experiencia al tener a sus dos padres con Alzheimer. El primero en padecer Alzheimer fue su padre y después de un tiempo a su mamá.


Cuando a mi papá le diagnosticaron Alzheimer, fue un momento súper difícil para nosotros; sin embargo, mi mamá siempre estuvo ahí para él. A los 13 años del diagnóstico de mi padre, ella ya iba 3 años iniciando con la enfermedad, pero contaba con todas sus capacidades; sin embargo, ya no hacía mucho.

Yo me distancié un poco de ellos porque tenía muchos compromisos y con este tema de la pandemia definitivamente su condición se volvió más notoria. Mi mamá era una persona muy sociable, camino toda su vida junto a mi papá. Les gustaba mucho caminar, por eso el doctor me decía “Tu papá tiene mejor corazón que el mío” y esto es porque toda la vida caminaron cuando no tenían carro, se dedicaban a caminar. Mis amigos me decían “Uy, vimos a tus papás, tortolitos cogidos de la mano", siempre fueron muy dependientes el uno del otro.


Todo este proceso fue muy nuevo e inesperado, pero creo que el ingrediente más importante para vivir esta enfermedad, es sentirse recíproco, la reciprocidad. Lo que me dieron ellos en la infancia, yo se los estoy devolviendo.

Si ellos madrugaron, se trasnocharon, cuando me dio fiebre, cuando el pañal estaba mojado, cuando yo empecé a caminar, si ellos lo hicieron, la mejor prueba de amor es la reciprocidad. Si tuviera que ponerle un nombre al ingrediente secreto se llamaría en definitiva el amor, yo soy muy pragmático y soy muy racional, yo no veo al amor como mariposas en el estómago, como digo, amor es el grado de renuncia que estás dispuesto a dar por otra persona y en todas las circunstancias. Así como cuando te haces novio de alguien es igual.


"El amor es así, el amor no tiene edad, simplemente es así y yo creo que el amor se da con la reciprocidad, lo que hicieron ellos, dáselos."

Lo mejor es acostarse y decir “Qué rico, ya lo hiciste”, y no importa lo que vaya a pasar mañana, mañana es otro día; un día a la vez como dicen, pero cada día te trae sorpresas. Si existieron momentos complicados, porque los hay, pero así es en la vida entera, la vida matrimonial, la vida en el colegio, en todo. Nosotros tampoco somos superhéroes, pero como les digo a mis amigos, “si yo estoy aquí es por la oración de todos ustedes, nada más.” Tengo grandes amigos y la oración, creo que me ha ayudado mucho, y no es que me he apartado de Dios, yo soy un apersona bastante creyente y creo que las cosas pasan por algo y por oportunidades, y si no aprovecho este tren que la vida me da, pierdo una oportunidad única.



 









Más Artículos Revista Edición Noviembre