La voz del Adulto Mayor



ALIAS YOVA

Autor: Yolanda Valencia.

Me llamo Yolanda Valencia, pero desde hace muchos años he escrito YOVA: en mi correo electrónico, en piezas de cerámica, en cajas de madera, etc. etc. que solía hacer, porque me encanta el arte manual, pero a pesar de ello, solo dos personas me conocen por el “alias”, tal es así que hace pocos días, le pidieron a mi Nuera (Grace) que por ser el cumpleaños de Yova envié una foto para incluirla en la tarjeta de felicitación que estaban preparando, ella se sorprendió y no contestó al requerimiento.


En la noche, estando yo presente, mi nieto le dice a Grace ¨Mami en mi WhatsApp me sale una notificación de que he sido seleccionado para algo y que conteste si estaría interesado¨ , Grace responde: no mi hijo esas notificaciones hay que desecharlas de inmediato porque son fraudulentas y al mismo tiempo dice, mirándome, ¡cierto!, me haces acuerdo, recibí un mensaje de un tal TASE que necesitaba una foto de Yova para enviarle un saludo por su cumpleaños, ¡le querían secuestrar a la Abuelita!.


Al oír esto me puse a reír sin que los presentes sepan el motivo, luego les expliqué qué es TASE y quien me llama Yova. En un programa de televisión vi un reportaje de TASE (Trascender con Amor, Servicio y Excelencia) y me gustó mucho, me contacté con la Fundación, recibí una magnífica información por parte de María José Añasco y desde hace cinco meses que, mediante Zoom, soy alumna. El profesionalismo y paciencia de los instructores, Taty, Danny, Víctor Hugo, para la ejecución de los ejercicios de concentración, razonamiento y memoria, además de la calidez de mis compañeras ha sido el motor de mi pronta adaptación.


Estoy muy contenta del paso que di para despertar a mi cerebro que se encontraba dormido.

Soy madre soltera y jamás tuve complejos al hablar de ello, la responsabilidad de criar y proveer estuvo siempre en mis hombros, mi Padre murió cuando yo tenía 5 años y mi Madre un mes antes de que naciera mi hijo. Hoy tengo familia, mi hijo se casó con una excelente mujer a la que quiero como si fuera mi hija y me dieron dos hermosos nietos, que hoy tienen 15 y 12 años a los que amo

con todo mi corazón.


Cuando mis amigos escuchan lo que hoy relato, me declaran valiente, no es así, yo siempre sostengo que DIOS ME AMA.




 





Más Artículos Revista Edición Noviembre