Diferencias entre el envejecimiento normal y envejecer con la enfermedad de Alzheimer

Entrevista al Dr. Eduardo Arizaga


Dentro del proceso de envejecimiento normal existen ciertos cambios en la capacidad de funciones del adulto mayor. Sin embargo, a esta edad se puede presentar algún tipo de déficit cognitivo o incluso la demencia tipo Alzheimer. Por ello, hoy contamos con la opinión y conocimiento de un experto en el tema. Se trata del Dr. Eduardo Arízaga.


El Dr. Arízaga es neurólogo, docente de la Universidad San Francisco de Quito y gran amigo de la Fundación TASE. Hoy día nos contestará algunas preguntas sobre cuáles son las principales diferencias entre el envejecimiento normal y envejecer con la enfermedad de Alzheimer.


Dr. Arízaga queremos agradecerle por su tiempo y regalarnos este espacio para resolver dudas que tienen las personas sobre el envejecimiento normal y envejecer con la enfermedad de Alzheimer. En primer lugar, quisiéramos saber:

1. ¿Cuáles son las características de un envejecimiento normal desde una perspectiva neurológica?


El envejecimiento normal es un concepto amplio que abarca múltiples áreas de la vida de una persona. Si bien la estabilidad en la salud física y mental es importante, es indispensable entender la vejez como una época de la vida en que exista un alto funcionamiento cognitivo, una buena vida afectiva y una participación en los aspectos sociales.

2. ¿Cuáles son los criterios de un envejecimiento exitoso? ¿Qué estrategias podemos usar para llegar a este tipo de envejecimiento?


El envejecimiento exitoso ocurre cuando las personas sienten satisfacción por poder adaptarse a las situaciones cambiantes de su vida. En el envejecimiento normal se plantea como llegar a más de los 60 años de edad sin enfermedades crónicas, contrario al envejecimiento patológico.


Hay varias circunstancias que pueden afectar el llegar en buenas condiciones a la vejez. Los principales enemigos son:


- El deterioro progresivo de las funciones físicas.


- La declinación progresiva de las facultades y de las funciones mentales.


- La transformación del medio familiar y de la vida profesional.


- Las reacciones del sujeto ante estos diversos factores.


- Las estrategias deben ser encaminadas a cuidar estos 4 aspectos que hemos señalado.


Es decir hay que cuidar los siguientes elementos:


- Ausencia de enfermedades crónicas importantes.


- Ausencia de discapacidad en actividades de la vida diaria.


- Ausencia de dificultad en medidas de función física.


- Elevado funcionamiento cognoscitivo.


- Funcionamiento emocional óptimo.


- Apropiado desempeño social.



3. ¿Qué es la demencia? ¿Cuáles son sus síntomas?


La demencia se caracteriza por varios factores:


- Afección de múltiples capacidades cognitivas, que incluyen la memoria, la orientación espacial y temporal, el buen juicio y razonamiento apropiado, el cuidado personal, el lenguaje y el comportamiento social y laboral óptimo.


- Trastornos de la memoria e incapacidad para resolver problemas de la vida diaria.


- Pérdida de destrezas sociales y de tareas motoras perceptuales descritas como agnosias y apraxias.


- El déficit cognitivo que presente el paciente deberá ser de tal severidad que interfiera con sus actividades funcionales.


- Además, deberá afectar con su actividad social normal.

4. ¿Tienen algún factor de riesgo especial frente al Alzheimer aquellas personas con hipertensión, diabetes, dificultad auditiva o visual?


Los principales factores de riesgo para desarrollar demencia de Alzheimer, incluso en edades más tempranas, por ejemplo alrededor de los 50 años, son la hipertensión arterial mal controlada, la diabetes con frecuentes descompensaciones, los elevados niveles de colesterol, la adicción al cigarrillo, el alcohol y el uso de drogas.


Distintos grados de discapacidad como limitaciones visuales y auditivas pueden influir negativamente en el individuo.

5. ¿Cómo se puede reducir los riesgos de tener Alzheimer?


Hay factores que no pueden ser evitados tales como la edad, pero hay manera de evitar los factores que están involucrados en el aparecimiento más temprano de la enfermedad. Tienen que ver con una actividad física diaria que asegure un buen funcionamiento del cuerpo. Una actividad intelectual permanente a través de lecturas, participar en grupos de discusión, realizar actividades lúdicas.

6. Hace unas semanas, se aprobó en Estados Unidos una medicina para tratar el Alzheimer, ¿qué opinión tiene con relación a ello?


Las noticias de medicamentos exitosos para Alzheimer son siempre recibidas con mucho entusiasmo por la comunidad científica y por la sociedad en general. Sin embargo, la posibilidad de tener un medicamento exitoso para tratar este tipo de demencia es aún incierto. El Aducanumab ha sido aceptado con condiciones para el tratamiento del déficit cognitivo leve que es una patología anunciadora de Alzheimer. Sin embargo, la FDA, que es el organismo estadounidense que regula los medicamentos, lo ha aceptado de manera transitoria. La condición es que si no se demuestra de manera clara su utilidad, la farmacéutica está obligada a retirarlo del mercado.

7. Finalmente, quisiéramos saber, ¿qué recomendaciones puede dar a aquellas personas que han sido recientemente diagnosticadas con Alzheimer?


Hay que establecer diferencias entre los distintos momentos evolutivos de la enfermedad. Hay tres estadios que son: Alzheimer leve, moderado y severo. En los casos moderados y severos el paciente no está en capacidad de entender su situación por lo que habrá que auxiliarse de la familia para transmitir este diagnóstico


La noticia a un paciente con Alzheimer leve debe ser explicada de manera muy cautelosa. La enfermedad es muy conocida ahora por la sociedad y enseguida se la relaciona con las formas moderadas y severas y ese diagnóstico puede generar mucha ansiedad y depresión. Hay que aclararle al paciente que el Alzheimer incipiente o inicial puede manejarse de manera exitosa por varios años, retardando los síntomas neurológicos que produzcan limitaciones moderadas y severas.

Muchas gracias Dr. Arízaga por su valiosa información que, de seguro, ayudará a muchas familias que hoy en día luchan con esta enfermedad.



Más Artículos Revista Edición Noviembre