Enfermedad de Alzheimer y Covid-19: como una crisis afecta a la otra.

LOS ESPECIALISTAS

Dra. Paulina Bombón Albán. MSc

Neurología

Alta Especialidad en Medicina Geriatría Neurológica

Máster en Salud Pública

Especialidad en Proyectos de Gestión de Salud

Diplomado en Promoción y Prevención de la Salud

Médico


Si bien somos testigos de los enormes efectos de la actual pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), no olvidemos que, por grande que sea, su tamaño es pequeño en relación con el de la demencia, etiquetada por la Organización Mundial de la Salud como una prioridad de salud pública. Sin embargo, las enormes inversiones en COVID-19 son mucho más altas que las dedicadas a la investigación y el tratamiento de la demencia. Esto a pesar de que el síndrome respiratorio agudo grave coronavirus 2 (SARS-CoV-2) desaparecerá, como los coronavirus anteriores, o se desarrollará una inmunización contra él. Por otro lado, la epidemia de demencia es cada vez mayor debido al envejecimiento de la población, la supervivencia prolongada y otros factores.(1) La Enfermedad de Alzheimer (EA) es el trastorno neurodegenerativo más prevalente, afecta la memoria y el aprendizaje, el comportamiento y el rendimiento cognitivo del paciente. La región del cerebro, especialmente el hipocampo es responsable de los procesos de memoria y aprendizaje, se ve afectado debido a la acumulación de beta amiloide u ovillos neurofibrilares en los adultos mayores (AM) con EA.(2,3) A continuación, se proporciona una discusión sobre los efectos agravantes de la EA y COVID-19 y los mecanismos subyacentes.

La EA ha surgido como una comorbilidad clave de COVID-19 causada por el SARS-CoV-2. Además, se ha informado que COVID-19 causa varios síntomas neurológicos, incluido el deterioro cognitivo que finalmente puede resultar en EA, probablemente a través de la invasión del SARS-CoV-2 en el sistema nervioso central, inflamación inducida por COVID-19, hospitalización a largo plazo, delirium y síndrome post-COVID-19. Un estudio, reportó que el deterioro cognitivo es una de las comorbilidades más frecuentes de los pacientes fallecidos con COVID-19 en el 29,1%. Asimismo, la EA fue el diagnóstico más común de deterioro cognitivo en el grupo de COVID-19 confirmado. Otro estudio, informó una mayor proporción de casos infectados por COVID-19 en los AM con EA en el 15,1%. Dada esta evidencia, la EA parece ser una comorbilidad influyente importante de COVID-19.(4)

El envejecimiento, se considera es un factor de riesgo para la EA. La EA en aproximadamente el 90% de los casos afecta a los AM de 65 años y su prevalencia se duplica cada 5 años, lo que genera un aumento exponencial dependiente del tiempo. El envejecimiento es también un importante factor de riesgo de enfermedad grave y muerte por COVID-19.(4) Los pacientes con COVID-19 mayores de 59 años tienen al menos 5 veces más probabilidades de morir después del desarrollo de los síntomas que los menores de 59 años.(5) El envejecimiento puede inducir la producción de especies reactivas de oxígeno, la modificación de la epigenética y las alteraciones de la expresión génica o los niveles de expresión del ARN no codificante, que contribuyen a la patogénesis tanto de la EA como de COVID-19.(4)

Apoliproteína E (ApoE) es el gen de mayor riesgo de EA esporádica y puede estar implicado en la infección por el SARS-CoV-2. Se ha señalado que el alelo ApoE ε4 aumenta el riesgo de infección grave por el SARS-CoV-2 en la cohorte de la comunidad del Biobanco del Reino Unido. Los productos proteicos de los genes del grupo ApoE pueden actuar como receptores del SARS-CoV-2, ya que se ha demostrado que son receptores de varios virus, incluidos el virus de la hepatitis C y el virus del herpes. Además, la disfunción de ApoE se asocia con enfermedades cardiovasculares y obesidad que aumentan la vulnerabilidad a COVID-19.(5) Otra posible explicación es la asociación que existe entre ApoE ε4 y el aumento de la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, lo cual conduce a una inflamación más extensa del sistema nervioso central en respuesta a la infección por el SARS-CoV-2; de acuerdo con esta hipótesis, ApoE ε4 exacerba la microglía mediada por neuroinflamación y posterior neurodegeneración. Además, ApoE ε4 se asocia con una mayor producción de citocinas en respuesta a estímulos inflamatorios, lo que podría intensificar la respuesta inflamatoria asociada con COVID-19, dando lugar a la llamada tormenta de citocinas. La tormenta de citocinas se ha asociado directamente con lesiones pulmonares, insuficiencia multiorgánica y resultados graves de COVID-19, incluida la muerte.(6)

Otra característica patológica clave de la EA es la neuroinflamación. El cerebro de un AM con EA contiene elevadas citocinas derivadas de la microglía, por ejemplo, TNF-α, IL-1β e IL-6 y otros mediadores inmunitarios, lo que refleja un microambiente inflamatorio crónico. De manera similar, se ha informado que los niveles séricos de TNF-α e IL-6 son significativamente más altos en pacientes con EA que en donantes sanos.(7) COVID-19 induce respuestas inflamatorias sistémicas y tormenta de citocinas en casos graves. Los niveles drásticamente elevados de citocinas en el suero del paciente se han correlacionado estrechamente con la mortalidad por COVID-19.(8) El perfil de proteómica plasmática también ha identificado a las citocinas / quimiocinas como las más alteradas en los pacientes con COVID-19 y las ha implicado como biomarcadores tempranos para controlar la gravedad de la enfermedad.(2) Según esta observación, la EA y COVID-19 tienen una señalización inflamatoria similar. La inflamación existente en los pacientes con EA puede acelerar la acumulación de citocinas proinflamatorias después de la infección por el SARS-CoV-2, exacerbando las respuestas inmunitarias y aumentando la mortalidad de COVID-19.(4)

Trastornos nutricionales, como la desnutrición se ha identificado con alta prevalencia en los AM con EA de diferente gravedad. Un estudio, informó que más del 95% de los AM con EA presentaban o tenían un alto riesgo de desnutrición.(9) La desnutrición se asocia con la duración de la estancia hospitalaria y la mortalidad intrahospitalaria. Por ejemplo, la incidencia de diabetes y otras comorbilidades también se altera significativamente en pacientes con COVID-19 con riesgo de desnutrición o desnutrición establecida. Por lo tanto, la desnutrición causada por la EA puede afectar negativamente el pronóstico de COVID-19.(4)

Finalmente, la epidemia de COVID-19 ha causado múltiples problemas y preocupaciones sociales en los AM con EA. Se ha vuelto obvio que el aislamiento social y la cuarentena impulsados ​​por COVID-19 tienen varios efectos adversos. Los AM sufren de soledad, depresión y ansiedad, y esta situación es aún peor para los pacientes con EA. La cuarentena induce un rápido aumento de los síntomas conductuales y psicológicos en aproximadamente el 60% de los AM con demencia que incluyen la EA, la demencia frontotemporal, demencia con cuerpos de Lewy y demencia vascular. En particular, los AM con EA tienen un mayor riesgo de ansiedad que otros tipos de demencia.(10) Estos problemas de comportamiento no se limitan a los AM que viven en sus propias casas, también se informan en AM con EA que viven en centros de larga estadía, que se ven obligados a aislar físicamente a sus residentes. Además, también se ha observado un empeoramiento de los síntomas de depresión y ansiedad asociados a las restricciones de COVID-19, similar a la situación de cuarentena. Una encuesta en Argentina reportó un empeoramiento de los síntomas conductuales en los AM con demencia que viven en la comunidad, aproximadamente el 60% de los AM con demencia durante la epidemia presentaron una nueva aparición de síntomas conductuales o una exacerbación de los síntomas conductuales preexistentes. Los síntomas de ansiedad, depresión y trastornos del sueño en los AM representaron aproximadamente el 33%, el 13% y el 15% respectivamente. Consecuentemente, pueden surgir consecuencias negativas como la soledad, la agitación, la depresión y la carga del cuidador. COVID-19 es altamente infeccioso y su manejo requiere aislamiento y cuarentena, la necesidad de los cuidadores para el manejo de la EA entra en conflicto con COVID-19. Por lo tanto, COVID-19 agrega una carga adicional a los AM con EA, los cuidadores, la familia, la sociedad y la economía.

Palabras clave: Enfermedad de Alzheimer, COVID-19, Adulto Mayor, Demencia.

Key words: Alzheimer's disease, COVID-19, Elderly, Dementia.

Referencias Bibliográficas

Korczyn AD. Dementia in the COVID-19 Period. J Alzheimers Dis. 2020;75(4):1071-72. https://doi.org/10.3233/JAD-200609

Rahman MA, Islam K, Rahman S, Alamin M. Neurobiochemical Cross-talk Between COVID-19 and Alzheimer’s Disease. Mol Neurobiol. 2021;58:1017-23. https://doi.org/10.1007/s12035-020-02177-w

Hardy JA, Higgins GA. Alzheimer’s disease: the amyloid cascade hypothesis. Science. 1992;256(5054):184-5.

Xia X, Wang Y, Zheng J. COVID-19 and Alzheimer’s disease: how one crisis worsens the other. Transl Neurodegener. 2021;10:15. https://doi.org/10.1186/s40035-021-00237-2

Xia X, Jiang Q, McDermott J, Han JJ. Aging and Alzheimer's disease: Comparison and associations from molecular to system level. Aging Cell. 2018;17(5):e12802. https://doi.org/10.1111/acel.12802

Numbers K, Brodaty H. The effects of the COVID-19 pandemic on people with dementia. Nat Rev Neurol. 2021;17:69-70. https://doi.org/10.1038/s41582-020-00450-z

Kim YS, Lee KJ, Kim H. Serum tumour necrosis factor-α and interleukin-6 levels in Alzheimer's disease and mild cognitive impairment. Psychogeriatrics. 2017;17(4):224-30. https://doi.org/10.1111/psyg.12218

Chen X, Zhao B, Qu Y, Chen Y, Xiong J, Feng Y, et al. Detectable Serum Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 Viral Load (RNAemia) Is Closely Correlated With Drastically Elevated Interleukin 6 Level in Critically Ill Patients With Coronavirus Disease 2019. Clin Infect Dis. 2020;71(8):1937-42. https://doi.org/10.1093/cid/ciaa449

Tombini M, Sicari M, Pellegrino G, Ursini F, Insardá P, Di Lazzaro V. Nutritional Status of Patients with Alzheimer's Disease and Their Caregivers. J Alzheimers Dis. 2016;54(4):1619-27. https://doi.org/10.3233/JAD-160261

Cagnin A, Di Lorenzo R, Marra C, Bonanni L, Cupidi C, Laganà V, et al. Behavioral and Psychological Effects of Coronavirus Disease-19 Quarantine in Patients With Dementia. Front Psychiatry. 2020;11:578015. https://doi.org/10.3389/fpsyt.2020.578015





Más Artículos Revista Edición Noviembre