top of page

¿Cómo aceptar un diagnóstico de Alzheimer en la familia?

ENTREVISTA


Psic. Natalí Pinto

Psicología experta en Neuropsicología de las demencias

Instagram: @natalipintos.psicologa




La llegada del diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia genera un remolino de emociones en la familia, donde cada persona vivirá su propio proceso de manera única, íntima, personal y humana. Las alteraciones cognitivas, físicas, psicológicas y conductuales van generando un deterioro de la persona, las cuales se convierten en una pérdida en la familia.


Para entender el proceso de la enfermedad y del duelo anticipatorio y en vida que viven las familias, es fundamental entender cada tipo de demencia y conocer el diagnóstico en concreto. Antiguamente, se decía que la demencia era causa de la edad, pero actualmente sabemos que esto es mentira, ya que la misma OMS confirmó que la demencia no es una consecuencia inevitable del envejecimiento. Dicha reflexión, nos permite comprender la importancia de conocer el diagnóstico, de comprender la evolución de la enfermedad y entender que existen tantos tipos de demencia como personas diagnosticadas de algún tipo de demencia.


"Asimismo, es importante entender que con el diagnóstico de demencia también llega la sobrecarga en el cuidador y el proceso de duelo, donde cada cuidador deberá de vivir la pérdida en su vida para integrar el dolor como parte natural de este camino."


1. ¿Qué etapas se viven en un proceso de aceptación?


El proceso de aceptación es un camino de adaptación a la nueva realidad, donde la demencia nos invita a adaptarnos a su mundo. Dicho proceso de aceptación es un proceso de duelo, donde es necesario comprender que la familia de personas con demencia vivirá un duelo en vida y un duelo anticipatorio. Las etapas del duelo no son fijas, más bien son flexibles y nos sirven como guía. Me refiero a que no son como paradas del tren, son momentos que nos permiten entender en qué momentos no encontramos y cómo estamos viviendo la pérdida.


Cuando llega el diagnóstico, es normal vivir un proceso de shock, donde tenemos la sensación de estar físicamente aquí, pero mentalmente en otro lugar, ya que la mente está pensando “esto no puede ser real”. Después algunas personas pasan por un momento de evitación y/o negación de la realidad mediante más enfados y/o rabia, la cual se conoce como fase de protección, ya que el sistema nervioso necesita tiempo para digerir la realidad y lo hace mediante la protección que más conoce; el afrontamiento de desconexión mediante la evitación o la negación del diagnóstico. Pero una vez que empezamos a digerir mejor el diagnóstico, entramos en la etapa que se conoce como a la conexión con el dolor, ya que el cuerpo deja de evitar y pasa a sentir la pérdida y la tristeza, mediante actos de afrontamiento a la pérdida, como puede ser informarse más sobre la enfermedad, utilizar herramientas para cuidar mejor, compartir el dolor, entre otros. Y finalmente está la fase de crecimiento o de transformación, donde integras la realidad y entiendes que el dolor forma parte de ti.


Cabe destacar que no todas las personas vivirán todas las fases ni de la misma manera, ya que esto dependerá de los recursos psicológicos, del vínculo con la persona con demencia y de la historia de vida de la persona.


2. ¿Qué etapa es la que tomará más tiempo y por qué?


Cada proceso de duelo es único, humano e íntimo, y cada etapa vivida en dicho proceso también. No existe una etapa más larga ni más corta, ya que, al ser proceso fluctuante, las emociones y sentimientos también lo serán, pero cada vez se estará más preparada/o para gestionarlos.


3. ¿Es importante manejar esto en familia?


Siempre. Es fundamental que la familia hable sobre la evolución de la enfermedad, que tenga un buen diálogo y que compartan las responsabilidades, en la medida de lo posible. Una familia unida en el proceso de la enfermedad influye directamente en un mejor proceso de duelo y de manera beneficiosa en el síndrome del cuidador.


4. ¿Cuáles son los factores más importantes de tomar en cuenta en un proceso como este?


Como he dicho antes, fundamental compartir las emociones y sentimientos con personas de confianza, derivar el cuidado para tener momentos de autocuidado, buscar información de la enfermedad para poder transitar el camino de la aceptación y buscar herramientas para gestionar mejor el cuidado. Como dijo el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung “Todo lo que resistes, persiste”.


"Es importante abrirse a normalizar las emociones en este camino y a entender que el duelo forma parte de este proceso. Aceptar el duelo es el primer paso y en los grupos de acompañamiento se encuentran muchas herramientas como estas."


5. Recomendaciones


Recomiendo que los cuidadores sean conscientes de su propio proceso de pérdida para poder aceptar. Para mí, el duelo es el precio que pagamos por poder amar, y si lo vemos así, entendemos, es normal sentir el dolor. También recomiendo a los cuidadores que se cuiden en su física y psicológicamente, ya que están viviendo un proceso de sobrecarga que necesita ser descargada. Y finalmente, recomiendo que se informen, que pregunten a profesionales y que se abran a pedir ayuda, y como he dicho anteriormente, que recurran a grupos de acompañamiento, a fundaciones, asociaciones o entidades que se dediquen a este ámbito. Les recomiendo que se cuiden en todos los sentidos.


 









Comments


Más Artículos Revista Edición Octubre 2023

  • Facebook Basic Square
  • Instagram
  • Twitter Basic Square
  • Icono social LinkedIn
  • YouTube
bottom of page