Untitled design-3.jpg

CONSEJOS DE UNA CAPA PARA LA TECNOLOGÍA

Columna anónima

Mientras más “autosuficiente el aparato” más difícil es para mi. ¿Cómo es que estos aparatos cambian apenas aprendo? Ni bien estoy aprendiendo a usar uno … ya sale otro. Me dicen que son mejores “a mi que me dejen con el que ya se como es”.

 

Mis nietos se ríen, mi esposo me admira: para él soy una “capa”. 

 

Llevo días tratando de encontrar una receta que leí el otro día. Me meto a Google desde el celular y busco, me salen unas que no eran y viene mi nieto y me abre y cierra un montón de cosas y “como arte de magia tarán: aparece” … eso es “capo” digo yo. Mi nieto hace todo en un segundo y además me adivina las cosas…. Nunca entenderé cómo hizo para saber cuál era la receta que buscaba: ¡genio!

 

Hace 7 años, cuando nacieron mis nietos, mi nuera me dijo: “¿Si vio cómo se le han ido los churos a su nieta? - mandé unas fotos al grupo … “dijo:” ¿Qué grupo, qué foto, qué chat…..qué nieta … de qué hablas?” Ese día decidí que “no me agreguen a ningún grupo” Un  año después me felicitan por mi nieta, la que ya no tenía ni un churo, quien lo hacía me cuenta con lujos de detalles lo parecida que es a mi…. ¡Pero si yo no la he visto! ¡No viven aquí! … ese día decidí que me agreguen a todos los grupos.
 

Ahora bien, la tecnología para mi, ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. ¡Se todo de todos! ¡Hasta de lo que ni me importa!, me entero de todo, me reencuentro con amigas, con las hijas de mis amigas … me escriben, me contestan, soy más amiga que antes. El Facebook es lo máximo, ya tenemos un grupo del colegio, compro cosas y me vienen a dejar,  no sé cómo pero me aparecen las fotos de mis nietos, quieren ser mis amigos hasta los que no me acuerdo quienes son…. Yo no subo nada, ni sé como poner fotos ahí, pero soy como un espía, me entretengo, me sorprendo, tengo de qué hablar y además ahora, como se todo, soy la “capa” de mis amigas que no saben lo que es el Facebook.

 

El Whatsapp, lo máximo, si quiero contesto, si no quiero no contesto, mis hijos me hablan de los vistos me dicen que no puedo no responder.. pero yo la verdad me quedo callada cuando no quiero decir nada… “así no funciona mami” me dice mi hijo, pero “a mi que me importa”, cuando no quiero responder no respondo,  y siempre digo que no tenía señal y se me olvidó responder después…. Pero igual que en el Facebook, me entero de todo y hablo más con la familia que antes. ¿Capa no?

 

Ahora soy yo la que les ignora en la mesa, estoy en el celular a veces. Claro ellos mandan fotos de mi sentada ese rato con ellos, tengo que ver. Para quejarme si salgo mal. No voy a ser un adefesio si todos mis ex compañeros están tan bien puestos, al menos los que tienen Facebook. “Mamá deja el celular no hay cómo hablar contigo” claro a mi me cuesta más tiempo ver lo que ellos publican…Aparte de pedirles que cambien mi foto a los que subieron, les pido que bajen las que ellos suben de sus hijos… en “paños menores” como es eso? Yo de grande los demandaría porque me hayan sacado en todo lado con el simpático de mi primito nadando sin camiseta en la piscina a los 8 años… ¡Qué horror!

 

Ahora bien… ¿Cómo me convertí en una capa?… “un crack abuela”,  como dice mi nieto. Yo decidí tener WhatsApp porque no iban a saber otros más que yo de mis nietos, decidí usar Facebook porque por ahí me invitan mis amigos a todo! Desde hace 1 año y medio hago zoom con mis amigas para hacer gimnasia… ¡capa! 

 

Esto no es una columna, no es un editorial. Es una lista de consejos:

 

  1. No trates de entender cómo funciona “que alguien te ponga el WhatsApp … en el teléfono que tienes y luego en el nuevo o en el que te hereden”, será el único objeto que tendré heredado de mis hijos.

  2. Aunque no lo creas solo tienes que tocar en la pantalla donde quieres estar, ya sea para escribir o para ver.

  3. Si solo quieres ver fotos no hagas nada más que ver, si cuando llega no se ve .. dile al mismo que te puso el Whatsapp que te ponga la opción para que se descargue siempre (te va a decir que se llena la memoria del celular, pero acuérdate que tú sólo recibes eso… entonces no le hagas caso)… luego solo aplasta la flecha que hay en la foto y vas a ver.

  4. Admite que eres ciego/a, si vas a tener WhatsApp, tienes que saber que los lentes de lectura no son suficientes, dile al que te bajo o a tu nieto que te ponga la opción de ver la letra gigante… si se puede! Te dirán que se ve horrible, no les hagas caso, ellos no saben que ver “es poder ver”.

  5. Has visto que estás escribiendo algo en el Facebook y te mandan un mensaje por WhatsApp, te aparece el sello de WhatsApp y se te abre el mensaje porque lo tocas, de ahí no puedes ir a donde estabas y te toca volver a escribir? Pues no trates de aprender sola. Créeme que es fácil, pero necesitarás del nieto que te diga, ¿como sin abrir el WhatsApp puedes quitar esa “notificación” de ahí…. Después lees el mensaje.

  6. Hay una forma de mandar mensajes de voz, si tu teclado no es fácil y no escribes muy bien, es un micrófono (no parece micrófono, eso también le puedes preguntar al Nieto ¿cuál es?) Tienes que saber que si es urgente mejor les escribes a tus hijos o los llamas, pues ellos no oyen los mensajes… de hecho por ahí te pueden reclamar  “esos mensajes que mandas” piensan que es urgente y se tiene que “salir de las reuniones” porque les da vergüenza que la gente escuche cuando les digo “hijito, soy tu mamá, me podrías decir dónde está el libro que te presté hace un año” … increíble a mi me dicen cosas peores y no me avergüenzo… Dicen que en los mensajes que mando  “me presento como si no supieran que soy su mamá, que les grito y que les hablo como robot”… pero lo que ellos no saben es que si no les mandas ese mensaje te olvidas  lo que le ibas a preguntar.

 

La tecnología es así, mi consejo es que aprendan a usar WhatsApp, que hagan  la letra bien grande, que tengas Facebook y si no tienes conocidos igual te  enteras de todo. Que tengan Google con eso eres “la capa”, no le tengas miedo, ni vergüenza… “después de todo no te ven.” 

 

Un consejo: nunca preguntes cuánto cuesta ese aparato, después piensas que no lo mereces y le dan al nieto! Solo piensa que a ti te dan el “viejo” si no usas el “viejo” hay una distancia enorme entre aprender a usar uno nuevo si el último era el de hace dos años… mejor recíbelo … piensa que lo mereces .. al menos más que el cajón del velador, donde se quedará guardado si no lo recibes.