Me muevo, para no sentarme en el olvido

10/11/2016

 

Vivimos en un mundo en el que es muy fácil acomodarse y dejar que el ejercicio y la actividad física diaria pierdan su valor. Por esta razón es importante estar alerta ya que las consecuencias pueden ser peores de las que podríamos recordar, u olvidar.

 

El Alzheimer puede ser tratado con terapias estimulantes, no farmacológicas, entre las que se encuentra la terapia física. Hay estudios que demuestran que esta no sólo mejora la vida de la persona que lo padece, sino también la de su cuidador principal. Esto se debe a que ayuda a mejorar la salud física general, al mejoramiento de las funciones cognitivas (memoria, aprendizaje, atención), la plasticidad cerebral y, sobre todo, otorga autonomía a quien padece Alzheimer pues le ayuda a mantener su movilidad corporal y por ende, sus habilidades para realizar actividades básicas de la vida diaria, como vestirse, asearse y alimentarse por sí mismo, entre otras. Esto quita la obligación de la realización de estas actividades al cuidador, liberándolo de ciertas cargas del estrés que esto puede producirle y conducirle a la depresión.

 

Por otro lado, es importante recordar que algunos de los efectos del Alzheimer son la depresión, la ansiedad y los problemas de sueño, los cuales pueden ser combatidos con la actividad física.

Además, para poder ver a la actividad física de una manera más optimista contra el Alzheimer, se deben tomar en cuenta ciertos factores de riesgo que lo provocan. Entre estos se encuentran los niveles altos de colesterol LDL, la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad, la depresión, la ansiedad, los trastornos de sueño y la inactividad física y cognitiva. Es de conocimiento general que estos factores se tratan a través de la actividad física, por lo que recurrir a ella es beneficioso para todos.

 

Si bien las causas del Alzheimer no se conocen actualmente, algunos de sus factores de riesgo pueden ser evitados con ejercicio físico. No se requiere más que voluntad y constancia. Vale más incomodarse por un momento del día y poder recordarlo durante más tiempo, que vivir en el olvido, y muy cómodamente en un sillón.

Please reload

Featured Posts

Me muevo, para no sentarme en el olvido

October 11, 2016

1/8
Please reload

Recent Posts

June 28, 2015

June 28, 2015

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square